(2) La arquitectura defensiva en la edad antigua y media de Menorca

La defensa  de Menorca había evolucionado poco desde los primitivos tiempos de los primeros pobladores de la isla. Las armas de ataque contra las defensas seguían empleando el lanzamiento de piedras, ahora de mayor tamaño y a mayores distancias, por el empleo de catapultas más potentes. Para aproximarse a la muralla se empleaban altas torres de madera móviles, que permitían al enemigo saltar desde su coronación a la parte superior de los muros.

La muralla rodeando la ciudad era la defensa habitual en la isla. La entrada se practicaba por puertas que eran los puntos débiles de la defensa, a veces reforzados por largos accesos dominados por sus costados. Las barbacanas también contribuían a la defensa de las puertas.

Además, se construían castillos en puntos elevados para concentrar la última defensa en ellos. En Menorca, el castillo de Santa Águeda era la defensa final. Hasta que se  excave no se podrá confirmar el origen musulmán que se le atribuye.

Plano Fortificación Santa Águeda

Los sucesivos pueblos que dominaron Menorca fueron, después de los primitivos “Honderos”: los  griegos, fenicios, romanos, bizantinos, y los musulmanes que dominan a partir del siglo IX, hasta la llegada de Alfonso III de Aragón, el año 1287.

En el siglo VI, arriba a Menorca el cristianismo, que se manifiesta en cinco basílicas paleocristianas,  donde existen ya tres ciudades:  Iamona, Magona y Sanitsera. Iamona y Magona son Ciudadela y Mahón en la actualidad, la tercera Sanitsera desaparece. Las dos ciudades Ciudadela y Mahón se defenderán con murallas, y el castillo de Santa Águeda será el último reducto defensivo de Menorca. Ciudadela, capital de la isla, dispuso desde antiguo de murallas, así como Mahón. De Sanitsera no sabemos si las tuvo hasta que las excavaciones lo lleguen a descubrir.

Murallas de Ciudadela

Las  primeras murallas de Ciudadela siguen el trazado de las abaluartadas del siglo XVIII, pero con torres cilíndricas, más numerosas que los baluartes de las segundas murallas. Las puertas de las murallas eran cuatro, más la de bajada junto al Alcázar, en el fondo del puerto.

Murallas de Mahón

Las murallas de Mahón de menor desarrollo, también tenían torres cilíndricas, y dos tramos de ella apoyados sobre los acantilados del puerto, y sólo dos puertas. Se aprecia en el plano un torreón más grande con dos lienzos que lo unen a la muralla inicial , se trata del dispositivo construido sobre la brecha, por la que Barbarroja, entró en Mahón, en 1535. La ciudad disponía de muralla, y el castillo, de muralla y foso. La ciudad tenía dos puertas al principio, la de mar y la de tierra, posteriormente se abrieron otras más.

El Castillo de Santa Águeda, último reducto de la defensa de Menorca, se considera de época musulmana pero podría ser más antiguo, de época Bizantina, eso se sabrá cuando se excaven las ruinas. Dispone de recinto central, con la torre del Homenaje, una iglesia y aljibe. Dos albacaras  avanzan hacia el NE y NO, para albergar la población y sus ganados en caso de invasión. Las albacaras disponen  de grandes aljibes,  para los acogidos a sus defensas.

Francisco Fornals

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artículos Sr. Fornals y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.