Hasta siempre

El día que me atreví a presentarme en el despacho del Sr. Fornals en el Museo de Menorca, me invadió una sensación extraña entre miedo y euforia.

Iba a hablar con la persona que más sabía de nuestro patrimonio militar, y le iba a exponer el proyecto de este blog y a contarle mi admiración.

Su cercanía fue inmediata.

Cada una de las conversaciones que mantuvimos sobre patrimonio fueron muy interesantes, pero sobre todo, instructivas.

Cuando el Sr. Fornals hablaba de algún monumento de nuestro patrimonio militar, de algún lugar o de algún hecho, lo hacía con tanta emoción que te atrapaba. Tenía un afán constante e irrefrenable de indagar, conocer, buscar información en cualquier parte que pudiera aportar más datos a lo que ya conocía, y para ello no dudaba en contactar con cualquier persona de cualquier parte del mundo que tuviera conocimiento de algún hecho que guardara la más mínima relación con la isla.

Me asombraba esa capacidad de unir lo que había descubierto con los trazos de nuestra historia hasta ser capaz de hilar un hecho más que probable, sin dejar de profundizar en sus indagaciones jamás.

Eminente y a la vez cercano; sencillamente admirable.

Le echaré de menos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.